Estados Unidos quiere que México se sume al grupo energético que ha imaginado. Nada más, ni nada menos