Al proporcionar datos duros, La Jornada está dando calificativos a través de terceros, en este caso a través de una iniciativa de sociedad civil denominada Acción Ciudadana Frente a Pobreza. La información está incompleta ya que la periodista cita al coordinador e investigadora de Acción Ciu-dadana Frente a Pobreza, pero el lector de la nota no sabe la fuente original de la información.

Si bien el desempleo ya era un asunto delicado, la nota indica que en este primer semestre del año se fue a más del doble influido por la pandemia al perderse casi 12 millones de empleos; lo que afecta también la subocupación y ambos al incremento de la economía informal, un problema de muchos años en las finanzas de México.

En la información presentada en la nota se confirman algunas tendencias que ya existían en el país y que se agravan: la desigualdad económica y social en México; y el que los jovenes, las mujeres y los adultos mayores son las personas mayormente afectados por la pandemia. Más de la mitad de la población no gana lo suficiente para comprar una canasta básica; y los que pueden comprar más de 4 canastas básicas (nivel aceptable) son sólo el 7% de la población; sector que también ha disminuido en este año.

Acción Ciudadana Frente a Pobreza resalta la necesidad de tomar medidas lógicas y elementales como el apoyo temporal a desempleados con una canasta básica; incentivar creación y recuperación de empleos; y garantizar derechos laborales de los trabajadores. Es sabido que en la práctica se ofrecen trabajos sin prestaciones sociales.

Por último, los datos presentados por Acción Ciudadana Frente a Pobreza resaltan problemas de género al indicar que si de por si había menos mujeres laborando (un tercio de personas con empleo) la pandemia las está afectando mayormente, ya que más de la mitad de desempleados son mujeres: el desempleo no es directamente proporcional al género.

En este contexto, son loables los esfuerzos realizados por Exitus Capital tanto al proporcionar facilidades a sus clientes arraigados y a otros nuevos, otorgándoles financiamiento, mediante líneas de crédito, ante problemas de liquidez, capital de trabajo y proyectos de desarrollo e inversión en épocas de crisis; así como el mantener su plantilla laboral durante la pandemia.