Director de Arrendamiento, Pablo Paz

Estamos atravesando una serie de acontecimientos que, si bien no son nuevos

como tal ya que en el pasado ha habido pandemias, nos permiten analizar las cosas desde otro punto de vista aprendiendo de los errores del pasado, y

adaptarnos a esta ya predecible“nueva normalidad” en nuestras vidas sociales, familiares, y por supuesto que también en los negocios.Entre muchas otras cosas que se deben analizar, es el sentido de la propiedad de las cosas que hoy sigue muy arraigado en las economías emergentes, y que conlleva a que en una época de crisis los negocios tengan “estacionados” sus recursos en lugar de tener liquidez y por lo mismo capacidad para poder reaccionar y reconvertirse rápidamente, sin dependencia de emisiones de

bonos, estructuras financieras internacionales, bancos para reunificar deudasu otro tipo de mecanismos globales que ayudan, por supuesto, pero en muchas ocasiones resultan insuficientes o llegan a ser paliativos en lugar de proactivos.La forma de hacer negocio tiene que cambiar y la forma de ofrecer financiamientotambién tiene que cambiar en todos los niveles de instituciones financieras,y lejos de ofrecer reducción de mora, o aplazar las deudas que resulta en una demora del problema en sí hay que ocuparse, conjuntamente con las estructuras financieras internacionales, en reconvertir esas deudas a través de los activos propios del negocio aprovechando la coyuntura, y con ello transformar un problema en un área de oportunidad para poder generar negocio. Un instrumento financierosencillo con el cual se puede lograr es a través de un Sale and Leas

e Backde todos esos activos y convertirlos en recurso líquido para poder afrontar los compromisos a corto plazo adquiriendo una deudaa largo plazo y manteniendo el uso de esos activos para que sigan produciendo, y así se repagan solos mientras en tiempos difíciles el negocio adquirió liquidez para seguir adelante provocando una activación en cascada de la cadena productiva.